19 dic. 2009

La nueva generación NI-NI...

¿Y cómo es este individuo? Pues eso, más “individuo” que nunca, más “ente individualizado”, inmerso en su propio mundo, en su propia circunstancia, la que él mismo se fabrica. Su mundo es su propia habitación, convertida en mini-apartamento particular dentro de la casa de sus padres, donde está prácticamente todo su “particular universo”.

Allí están “sus cosas”, aquéllas a las que da más valor que a cualquier otro ente, sea éste persona, animal o mineral. Se componen, normalmente, de instrumentos y accesorios que se suelen disfrutar de manera individualizada (televisión, aparato de música, dvd, consola y, sobre todo, ordenador). A veces hay alguna otra cosa, también de consumo -casi exclusivo- personal, aparcado en el garaje.

Este individuo posmoderno lo tiene prácticamente todo para vivir y sobrevivir sin la necesidad de prácticamente nadie a su lado. Es un ser “cool”, sin una necesidad imperiosa de relacionarse, pues casi todas sus necesidades las puede resolver en solitario. Puede comer solo, pues tiene el frigorífico de casa repleto de comida precocinada (suministrada por sus progenitores) y distribuida en monodosis (come cuando quiere y no necesita hacerlo en compañía. Tampoco necesita ya que nadie le cocine).

Su ocio lo tiene solucionado de forma individual porque también tiene todo tipo de aparatos para este menester que consume con fruición y, normalmente, también en solitario. Incluso satisface sus apetitos sexuales de forma personal y casi individual, sin necesidad de contacto físico directo con terceros.

En definitiva, aunque parezca una descripción muy excepcional, no lo es tanto, sino más bien una tendencia cada vez más consolidada. Criamos entre nosotros a seres incapaces de tener unas relaciones personales más o menos normales. No sienten interés por “el otro”, y cuando se relacionan con él, es más en una situación de superioridad por parte del joven, es decir, trata a los que le rodean (normalmente gente de su familia, aunque no siempre), como personas que “deben estar ahí para subvenir a sus necesidades”.

Muchos de estos jóvenes desconocen conceptos y valores básicos tales como el esfuerzo, el sacrificio, la dedicación, la tolerancia, la solidaridad, el ahorro, la generosidad, la gratitud, el respeto, la responsabilidad, y un largo etc.

Es por ello que pienso, que los padres deberian iculcar todos esos valores en casa desde que son pequeños para criar el dia de mañana a una persona de provecho no a un "personaje" de este calibre que vemos a diario...

Paz y amor para todos y FELICES FIESTAS.