29 jun. 2010

Amar


A veces unas palabras que en sí son tristes nos pueden hacer mucho bien, oírlas, decirlas....
"te quiero tanto que me duele".....
¿alguna vez te las dijeron?,
entonces eres afortunado/a,
ser amado/a es una de las mejores cosas que te puede pasar,
¿alguna vez las dijiste?,
entonces también eres afortunado/a,
porque no todo el mundo conoce lo que es amar.
Mi corazón sonríe, mi corazón llora,
pero lo más importante,
¡mi corazón siente, ama, vive!
quizás tenga viejas heridas que cicatrizaron y
ni siquiera esa cicatriz me hace recordar el pasado,
prefiero vivir hoy,
no me gusta vivir mirando el pasado,
pero tampoco me obsesiona el futuro,
hoy, ahora, eso es lo que cuenta,
y ahora sonrío,
quizás alguna vez también llore,
pero siempre gana la sonrisa,
después siempre se impone.
Tal vez hoy halla que apagar la luz para mañana encenderla,
¿tú crees en el destino?,
¿cuántas veces me has preguntado ésto?
Quizás el destino nos pone en el camino,
pero creo que somos nosotros los que luego decidimos qué dirección tomar en cada cruce.

4 comentarios:

WHO dijo...

Vivir, fluir, dejarse llevar por el raciocinio instintivo.
Si vivir no es una aventura hacia el propio yo, no merece la pena transitar entre tantas fatigas y lágrimas.
Un beso, Who.

Hank dijo...

Piensa los pensamientos y Siente los sentimientos; si mezclas ese principio basico, acabaras jodida de por vida.

El problema del mundo es que pensamos lo que sentimos y no sentimos lo que pensamos.

Ocarina dijo...

Tienes mucha razón, hay que vivir el hoy sin preocuparse por un futuro que todavía no ha llegado, ni por un pasado que ya no está. Respecto al destino... yo sí creo en él, pero como tú, pienso que después somos nosotros los que tenemos la oportunidad de cambiarlo con nuestras acciones.
Muy bueno este post, me gustó mucho y me hizo reflexionar en varias cosas, algo que siempre va muy bien :)

Un abrazo grandote,

Gaia dijo...

Querer tanto hasta causarte dolor, tener un amor no correspondido...sí, aun siendo cosas "negativas" te hacen sentir viva pero a veces también nos merecemos amar sin dolor y ser correspondidos para poder equilibrar las cartas del destino.

Publicar un comentario