3 may. 2010

No caeré en la misma piedra



A lo largo de todo este tiempo he llegado a la conclusión de que solo puedo confiar en mi misma,

de ese modo se que me ahorraré muchas decepciones.

No volveré a creer en las palabras que me prometen,

sino en los hechos que demuestren.






6 comentarios:

Ocarina dijo...

¡Bien 2icho mi miña! Pero, conseguiremos ser así? Confieso que muchas veces yo también me propuse lo mismo y sin embargo, caigo y caigo en la misma pie2ra...

Un abrazo bien gran2ote,
Leonor

La niña del vaso de agua dijo...

Claro que lo podemos conseguir!
Todo es cuestión de ser cabezota con la decisión que tomes y que nada ni nadie te saque de eso.

Un beso fuerte!!

WHO dijo...

De acuerdo contigo, recuerdo una máxima que decía :
"No me digas que me quieres............. quiéreme!.
Buena suerte, dejarás a muchos vendedores de humo por el camino, a veces será doloroso, pero siempre gratificante con la autenticidad de uno.
Un beso, Who.

diogenes dijo...

En mi opinión, creo esas piedras son precisamente las que van moldeando nuestra personalidad...Es una buena señal el hecho de que trates de no tropezar con ellas nuevamente...es decir, que te des cuenta de los errores cometidos... Sin embargo, tengo malas noticias para tí, por mas que lo intentes esas piedras siempre van a estar ahí...en el lugar menos pensado...Pero a no temer, las grandes enseñanzas de la vida vienen de esos dolores...de esos choques con la dura realidad. He tropezado con gigantescos adoquines y no me arrepiento de nada...para bien o para mal han formado al hombre que soy actualmente.

La niña del vaso de agua dijo...

Es cierto Diogenes, esas piedras son las que nos hacen crecer, yo he crecido mucho gracia a ellas y lo agradezco. Pero algunos errores se ven venir a lo lejos y confio en pueda esquivar esos.
Porque como bien dices "por más qu elo intentes esas piedras siempre van a estar ahí".

Un beso y abrazo!

Hank dijo...

Sin piedras y sin tropiezos, no tendriamos personalidad, siempre estaria en estado "0". Sin derrotas, no llegan las grandes victorias, y sin dolor, nunca llegan las alegrias.

Al escribir esto, deberias haberte dado cuenta, de que lo que realmente te ha llevado a escribirlo, ha sido un tropiezo y no una epifanía surgida de la nada en mitad de la noche. Por lo que...deberias dar gracias a todas esas piedras que te han hecho tropezar a lo largo de tu vida.

Es a base de millones de tropiezos como se alcanza el estado pleno de "no tropezar jamas"

Publicar un comentario