14 abr. 2010

Incomprendido Corazón


Ya lo he asustado a base de patadas más de mil veces, pero ¡ no aprende !
Es débil y yo fuerte, es blando y yo durísima. Ahora siempre le gano y apenas atina a tirar algún golpe y acertar. ¡ Pero no aprende!
Hasta, luego de sopesarlo bien, de darle coscorrones hasta el cansancio lo llevo hasta el sótano y lo encierro allí durante meses, lo llevo a patadas por supuesto, rebotando y escupiendo sangre por todos lados.
Pero es inútil, ¡ no aprende! Y ya estoy cansada de tanto pegarle duro.
Ya no tengo ni ganas; si no asimila, para que seguir
Ya no puedo confiar en él, me da miedo que vuelva a traicionarme.
No me deja tomar un rumbo, que en un instante, con cualquier dulzura, me hace nudos de esperanzas e ilusiones y luego…¡claro! La que tiene que desatarlos soy yo. Y el ahí, inconsciente, disimula, mira para otro lado y luego se lamenta de lo que perdió. Para colmo, después no se olvida e insiste, dale que te pego con que seria bueno o con que estaría bien o con que necesito o que es importante
¡no! ¡no! ¡que no! Le tengo que gritar para reaccione y vea que todo eso pasó por dejarle hacer las cosas por su cuenta.
Aunque es mejor salir sin él , me siento más protegida, es decir, no me siento tan débil , soy más serena, más cabal, más sensata. Puedo mirar y calcular sin temor a equivocarme. Así ya no tengo seducciones de ningún tipo porque las intuyo y me permito medirlas…esquivarlas.
Las pocas veces que hace las cosas bien, lo acomodo en mi pecho y salgo con él, es que me da lástima, aunque cuando él me acompaña, llevo mi escudo…por si acaso.
Ahora le ha dado por otra cosa, como me he cansado de asustarlo a base de golpes ( ya ni me va ni me viene) le dejo hacer lo que quiera mientras no me moleste, pero sigue con sus caprichos, con sus ilusiones y sus esperanzas…y esta vez le da también por la nostalgia…odio que haga conmigo lo que le de la gana y perturbe desde mi sueño hasta mi estado de animo.
Recuerdo que antes siempre estábamos juntos, no me molestaba. Luego empecé a darme cuenta del mal que me hacia y poco a poco lo fui dejando de lado, pero el insistía en volver de nuevo a las andadas.
Y así llevo mi relación amor-odio con él, intentando controlarle…aunque no todo a sido malo y confesare que a pesar de todo no dejo de pensar en él.

1 comentarios:

Hank dijo...

El corazon no fisico es como la politica, la religion o los sentimientos...todos, meros inventos del ser humano en su deseo por darle explicacion a cosas que no la tienen para acallar los gritos ensordecedores del miedo.

Peligrosa es la senda de aquellas cosas que no podemos tocar con nuestras propias manos...pues puede que llegue un dia en que en vez de imaginar que sentimos amor,odio o cualquier otra cosa, sintamos que una persona muere y esta muera de verdad.

Prefiero una mano calida en mi rostro cada noche de mi vida, que dejar en manos de los sentimientos la felicidad y el gozo que producen las cosas reales y palpables.

Publicar un comentario